España es el mejor país para comer de toda Europa: nuestra cocina salva vidas

Durante el pasado año 2016, solo en Europa, hubo 4.3 millones de muertes por causa cardiovascular, y hasta 2.1 millones de dichas muertes se podrían relacionar con la mala alimentación generalizada. Entre todas ellas, 900.000 muertes se produjeron dentro de los 28 estados de la Unión Europea, seguidas de las 600.000 muertes en Rusia y las 250.000 muertes en Ucrania.

Se sabe que el 30% y el 50% de dichas muertes por causa cardiovascular podrían prevenirse solo con mejoras en la nutrición, o al menos eso es lo que afirma un reciente estudio publicado en la revista European Journal of Epidemiology, a cargo de los investigadores de la Universidad Martin Luther Halle-Wittenberg (LMU), la Universidad Friedrich Schiller Jena, el grupo nutriCARD y la Universidad de Washington.

Entre todos ellos han analizado datos de 51 países, los cuales se incluyeron en el Global Burden of Disease Study entre los años 1990 y 2016. Y, curiosamente, existían diferencias significativas entre países muy cercanos entre sí, o que más o menos deberían seguir una dieta similar: España tiene una de las menores mortalidades de índole cardiovascular en relación a la nutrición, mientras que Italia o Reino Unido tienen una elevadísima mortalidad en dicho sentido.

La alimentación, clave para reducir la mortalidad cardiovascular

Aunque el estudio sugiere que solo se estudian países europeos, la realidad es que entre los 51 países estudiados y denominados como "región europea" hay países de la Unión Europea, países europeos fuera de la UE, y estados de Oriente Medio y Asia Central, como Armenia, Azerbaiyán, Israel, Kazajstán, Kirguistán, Tayikstán, Turquía, Tuerkmenistán y Uzbekistán.

Se tuvieron en cuenta diferentes factores, algunos más típicos como la edad y el sexo, pero otros más específicos como 11 tipos de enfermedades cardiovasculares y hasta doce grupos de alimentos cuyas cantidades (exceso o déficit) habrían demostrado colaborar en el aumento de riesgo cardiovascular.

Aunque destaca el hecho de que la mortalidad general ha disminuido durante los últimos 26 años, el número de muertes por causa cardiovascular relacionadas con la dieta sí ha aumentado entre los años 2010 y 2016, siendo 25.600 muertes más en Europa Occidental y 4.300 muertes más en Asia Central. Aunque existen otros factores de riesgo a tener en cuenta, una dieta equilibrada habría disminuido multitud de muertes prematuras según los investigadores responsables del trabajo, concretamente hasta 1 de cada 5 muertes prematuras.

Imagen: